5G y analítica, potenciando el edge empresarial

Compartimos en Tecnogus el artículo escrito por JP Lavado, Principal Pre-Sales Solutions Architect, SAS. Esta es la transcripción completa:

Las redes 5G han generado grandes expectativas entre empresas y consumidores ante una mayor velocidad de datos y menor latencia. Hoy las compañías de telecomunicaciones (telcos) de todo el mundo dedican importantes recursos a invertir, o están planeando hacerlo, en renovar sus redes para poder soportar plenamente 5G.

A medida que esta tecnología se expande, las telcos también están en la búsqueda de maneras innovadoras de llevarla a sus clientes –individuos o empresas– y brindarles mejores experiencias, y desarrollar casos de uso para 5G más atractivos y rentables.

No obstante, son pocas las telcos que saben hoy cómo van a monetizar realmente a las redes 5G, o cómo van a aprovechar todos sus posibles beneficios. Algunas incluso siguen lidiando con sistemas de monetización tradicionales que no funcionan con esta nueva generación de redes. Esto les dificulta pensar en nuevas opciones o ver el potencial, a la vez que los costos para dar mantenimiento y soportar estos sistemas legados dificultan también invertir en nueva tecnología.

Aun así, existen desarrollos interesantes alrededor de 5G a escala global, y que abren nuevas áreas de investigación y opciones para monetizar 5G.

En este contexto, existen tres tendencias en la industria de las telecomunicaciones, las cuales sentarán las bases para la madurez y ubicuidad de 5G.

En primera instancia, se observa una carrera entre los proveedores de servicios de telecomunicaciones y los hyperscalers (AWS, Azure, Google Cloud, entre otros) para llegar primero a borde de las redes, o el edge. Si bien las telcos serían los competidores obvios en dominar la carrera, pues cuentan con una infraestructura y redes montadas desde hace tiempo, los hyperscalers están estableciendo alianzas para implementar tecnologías multi-access edge computing (MEC), un tipo de arquitectura de red que ofrece capacidades de cómputo en la nube y un entorno de servicios de TI en el borde de la red.

La segunda incluye el desarrollo de aplicaciones que se ejecutan primordialmente en ese punto perimetral (edge), donde pueden reunir, organizar y analizar enormes cantidades de datos para generar insights en tiempo real. Esta tendencia se ha acelerado gracias al impulso que un fenómeno excepcional le ha dado; específicamente la pandemia.

La tercera tendencia consiste en llevar la analítica al borde. Edge analytics es capaz de analizar datos mediante el cómputo analítico automatizado en un sensor, switch de red u otro dispositivo, en lugar de esperar que los datos sean enviados a un almacén de datos centralizado. Esta variedad de analítica enfatiza la velocidad y la descentralización, y está estrechamente relacionado con el Internet de las Cosas (IoT).

El enorme potencial que 5G tiene radica en mejorar la experiencia del cliente en los mercados B2C y B2B, aunque se prevé que la adopción empresarial sea de mayor importancia en el largo plazo. Al añadirse el Internet de las Cosas (IoT) y streaming analytics, 5G tendrá mucho mayor influencia en áreas como vehículos autónomos, hogares inteligentes, líneas de producción, así como en industrias como petróleo y gas, agricultura, minería, entre muchas otras.

La analítica va a fungir como apoyo para la inteligencia de clientes, la conectividad y la productividad. De hecho, las telcos necesitarán ver más allá de comunicarse directamente con un cliente para comenzar a pensar en cómo van a apoyar a un ecosistema completo.

Accesible para LATAM

La implementación de 5G será mucho más sencilla que otras redes de generaciones anteriores. De hecho, las redes privadas serán el campo fértil para el crecimiento de 5G, pues no es necesario adquirir espectro público, el cual es muy costoso.

Gracias a esto, en América Latina, la tecnología 5G puede ser bastante accesible; no es necesario desembolsar millones de dólares pues se elimina el factor del espectro. Esta accesibilidad ha creado las condiciones para desarrollar casos de uso prácticos en la región, y se realizan constantemente pruebas e implementaciones de esta tecnología.

Por ejemplo, en Argentina se podría utilizar el edge computing para detectar a tiempo las plagas que afectan a los cultivos y salvar las cosechas. Esta innovación sería posible gracias a la implementación de 5G localmente, y no depender de redes Wi-Fi. 5G también se podría aplicar en industrias como la minería y la agricultura en Brasil, Perú, y Colombia, entre otros.

Asimismo, algunas empresas están considerando el potencial de 5G para apoyar a disciplinas como la telemedicina, particularmente en lugares remotos donde los servicios de salud son limitados. La realidad virtual puede ser un vehículo para realizar cirugías a distancia, donde un médico especialista puede asesorar a sus colegas al otro extremo.

Existen también otros desarrollos en el área de logística, para rastrear contenedores y mercancías, así como en el área de la construcción, donde se utilizan sensores para verificar la estabilidad del suelo antes de comenzar a construir edificios habitacionales.

La perspectiva de 5G en el futuro es muy positiva. Es una tecnología que es recibida por las empresas de prácticamente todas las industrias, y que abre la puerta a servicios avanzados, de la mano del edge y la analítica avanzada, y acelera el procesamiento de datos para hacer posible aplicaciones de próxima generación que aún no imaginamos siquiera.