COP26: Bancolombia se compromete a acelerar la transición a una economía baja en carbono

Como parte del grupo principal de presidentes de la coalición Glasgow Financial Alliance for Net Zero (GFANZ), alianza internacional de instituciones financieras que recientemente se comprometió en la COP26 a movilizar más de USD 130 billones para combatir el cambio climático, Bancolombia multiplicará el llamado a la acción para acelerar la descarbonización de la economía colombiana.

Dicha acción implica hacer extensiva la invitación de GFANZ a los distintos actores económicos en el país con el fin de apalancar cinco objetivos:

Establecer metas de cero emisiones netas para todos los sectores de la economía a 2050 o antes, bajo un escenario de calentamiento por debajo de 1,5 grados Celsius.Adecuar la arquitectura financiera para garantizar cero emisiones netas.Determinar las políticas para el desarrollo adecuado de un mercado de carbono.Movilizar los flujos de capital necesarios desde los países del G20 hacia Colombia para el logro de dichos objetivos.

“Para Bancolombia, el cambio climático requiere acciones urgentes. Enmarcados en nuestro propósito de promover desarrollo económico sostenible para lograr el bienestar de todos, seguiremos impulsando los incentivos necesarios para ayudar a las personas, negocios y comunidades a adoptar prácticas sostenibles, que contribuye a la meta de reducción de emisiones en un 51% declarada por el Gobierno Nacional”, afirma Juan Carlos Mora, presidente de Bancolombia.

De la misma manera, bajo la estructura de pensamiento de GFANZ, Bancolombia se adhirió recientemente a Net Zero Asset Managers, alianza internacional que busca cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para 2050 o antes en el negocio de administración de activos.

Con ello, la organización se compromete a continuar invirtiendo en estrategias de transición, asignar capital a activos y empresas que ayuden al mundo a descarbonizarse y desarrollar estrategias claras de transición para empresas intensivas en carbono.

Adicionalmente, el banco es una de las cerca de 30 instituciones financieras que, con más de USD 8,7 billones en activos bajo administración en conjunto, se comprometieron a tomar acciones para enfrentar la deforestación generada por los productos básicos agrícolas.

En línea con estas adhesiones, la entidad financiera anunció en el primer semestre el compromiso de evitar 9,3 millones de toneladas de CO2 a 2030 a través de la financiación de energías renovables, eficiencia energética y movilidad sostenible por un monto de al menos 40 billones de pesos, lo que incluye créditos para 55.000 vehículos eléctricos e híbridos, proyectos de construcción sostenible de múltiples usos así como el acceso a vivienda digna a cerca de 442.000 familias en todo el territorio nacional, entre otras.