Crece la inclusión financiera y a su vez los ciberdelitos en la banca móvil

La actual crisis social, de salud y económica, obligó a las personas a darle mayor uso a los canales digitales transaccionales bancarios, incluso, abrir nuevos aplicativos conocidos como billeteras móviles para realizar compras y pagos desde el aislamiento. Sumado a esto, la implementación de los programas de transferencias monetarias como el Ingreso solidario y la Compensación del IVA, entre otras acciones del gobierno, facilitaron el acceso e inclusión a productos financieros en poblaciones excluidas.

Este escenario, permitió que, en 2020, cerca de 32 millones de personas tuvieran algún producto financiero, de estos, 2.6 millones de colombianos adquirieron uno por primera vez, según la Super Intendencia Financiera de Colombia. Sin embargo, es importante resaltar que, con el crecimiento de las transacciones, crece el fraude y los ciberataques. Solo en 2020, cerca del 41% de los fraudes se concentran en canales digitales, siendo la banca móvil el punto de concentración de la mayoría las reclamaciones con un 49,83%, en datos de Asobancaria.

Frente a esta situación, las entidades bancarias invierten más en herramientas tecnológicas orientadas a la prevención, detección, gestión de fraudes y ciberamenazas para garantizar la seguridad en cada uno de los canales transaccionales. Según Luis Carlos Guerrero, presidente para Colombia de Lumen Technologies “El incremento de los ataques se da en el momento menos indicado para la economía, porque son muchas las entidades que dependen de su conectividad a internet durante la reactivación, estos ataques tuvieron un impacto aún mayor en las operaciones de sus víctimas.»

Guerrero incluye que, para poder reducir el impacto en los ataques no solo los bancos deben implementar e invertir en medidas, sino también, va de la mano con las buenas prácticas y precauciones de sus clientes.

“Las entidades financieras están obligadas a invertir en servicios de TI, que garanticen las condiciones de seguridad necesarias para proteger a los clientes y comercios, que van más allá de lo que se puede percibir en la experiencia de uso” dijo el experto

Además, Guerrero afirma que, los bancos deben contar con toda una estrategia en seguridad que incluya, redes seguras, servicios de cloud seguros, almacenamiento y tratamiento de datos, bloqueo de ataques maliciosos, depuradores de datos, entre muchos otros requerimientos de TI que componen la lista de servicios en las que deben invertir las entidades financieras.

“La formación de verdaderos ecosistemas digitales, en donde las entidades bancarias están más conectadas que nunca con sus clientes, proveedores y partners de negocios, significa también que se abren nuevas brechas de seguridad. Sin embargo, y tal vez por eso mismo, la estrategia de seguridad cobra hoy una relevancia inédita para cualquier organización” Puntualiza el presidente de Lumen Technologies para Colombia.

El ejecutivo también entrega algunas recomendaciones para los usuarios de los canales digitales y transaccionales bancarios.

• Usar siempre software de protección contra virus y detector de malwares tanto en computadoras personales como en los dispositivos móviles.

• Controlar los permisos que solicita cada aplicación para descargarla, ya que muchas solicitan acceso y control sobre los SMS, el bluetooth o las fotos almacenadas en el dispositivo.

• Cambiar las contraseñas regularmente. Es importante usar frases largas con espacios, caracteres especiales, fáciles de recordar, y también evitar utilizar siempre la misma clave para diferentes accesos.

• No usar redes públicas o Wi-Fi libres para realizar transacciones o compras online: Siempre usar redes privadas o incluso acceso móvil para evitar el filtrado de datos y otro tipo de vulnerabilidades.

• Realizar transacciones únicamente en sitios web que figuren como “https”, ya que, aunque algún atacante consiga interceptar la conexión, en este tipo de páginas los datos estarán cifrados y no podrá acceder a ellos.

Finalmente, “Es importante revolucionar la industria financiera mediante la inserción de herramientas tecnológicas que generen un ecosistema digital seguro, promuevan la eficiencia y mejoren la participación del sector en el mercado, todo esto junto a la comunicación y educación hacia los usuarios permitirá reducir el riesgo de caer en fraudes” concluyó Guerrero.